EL MAGOEZ EN LA GAVETA ECONÓMICA (Últimas publicaciones)






#41, 30 de mayo de 2019
Monedas en el bolsillo y sensación de riqueza, la propensión al gasto....

#40, 30 de abril de 2019
En obras te veas...., sobre profesionalidad y trabajos mal hechos e inacabados....

#39, 30 de marzo de 2019
Nueva economía y retorno al pasado, 

#38, 30 de diciembre de 2018
El estado del Mundo, una visión global, 

VOLVER A INICIO  DEL BLOG


“SEÑOR PIGOU HA LLEGADO”


Cuando estudiaba la asignatura Teoría Muestral dentro de mi especialidad en Econometría, un ilustre profesor al que desde aquí rindo respetuoso tributo, me enseñó que hay preguntas tontas que es mejor no hacer por lo obvio de la respuesta. Una de esas preguntas tontas e inútiles que no debes de hacer al entrevistado por lo obvio de su respuesta es: “¿Quieren que le suban el sueldo?” No solo responderán la inmensidad de los encuestados que “sí”, sino que además estás perdiendo el hueco para una pregunta un poco más inteligente que te ayude a conocer mejor la realidad del objeto del estudio.
El astuto candidato de turno, que piensa que la gente es tonta y tiene cierta razón, al menos con tertulianos y adláteres, nos ha prometido una subida de sueldos y pensiones. No entro en la cuestión nada baladí de saber si lo podemos pagar. La gran manada borreguil de la que casi todos formamos parte se lo ha tragado, y hasta le parece bien. Pero todo tiene sus razones y consecuencias, veamos.
Cuando en nuestro entorno económico internacional suenan tambores de, al menos, estancamiento, el crecimiento económico  ha de pasar de estar basado en la exportación, la demanda del resto del mundo, al interior de la nación. La forma más fácil de que el ciudadano del interior de la nación consuma mas es hacerle sentir más rico, con mas dinero en el bolsillo. Aquí aparece el Señor Pigou: A mayor número de unidades monetarias en el bolsillo del ciudadano, aunque no varíe su poder adquisitivo en unidades reales, la propensión al consumo aumentará. Nos han convertido en borreguil herramienta de aumento nominal del PIB, y lo que es peor, nos están bajando nuestra capacidad de ahorro… ¿Quién invertirá? ¿Quién pagará las pensiones?... El candidato de turno, bien asesorado políticamente está sembrando el árbol de la próxima debacle; uno de sus antecesores hizo algo parecido pero tirando dinero público a los ciudadanos como si se tratase de un señor keynes cualquiera. Lo pagamos con diez años de recesión y pusimos en grave riesgo nuestra economía social de mercado
Lo de tirar del consumo interno por la vía de mayor sueldo y hacer sentir a algunos, bastantes, ciudadanos más ricos es un peligrosa medida. En un mundo en el que hasta el aleteo imprevisto de una mariposa puede desencadenar un ciclón, una medida económica no meditada ni analizada, puede hacer un gran agujero; y todos sabemos lo duro que es salir del hoyo. En una economía abierta, y con los vientos de fuera parados o en contra, un aumento de sueldos desproporcionado a la capacidad de competir de la economía es muy peligroso, pudiera pasar que la perdida de exportaciones fuera mayor que el aumento de consumo interno. Más paro y menor PIB. Un riesgo innecesario. No piensen que estoy de acuerdo con unos sueldos de miseria y hambre, no piensen que no crea que por el bien de todos: ciudadanos y reino, un buen poder adquisitivo es recomendable. Creo que en una economía moderna es inadmisible un desequilibrio importante entre el crecimiento de las rentas de capital (dividendos) y de las rentas del trabajo como ha venido ocurriendo recientemente, todo tiene que tener un equilibrio. Muchos pasteles regados alegremente en el circo del cortoplacismo político producen fuertes diarreas.
El Señor Pigou entra en escena, vivió entre finales del siglo XIX y principios de XX en Cambridge, centró su esfuerzo en analizar la Renta Nacional. Como todo ser humano en unas cosas acertó y en otras erró. Aunque opinaba que el dinero estaba mejor en manos privadas que en las públicas, lo contrario que su coetáneo y vecino Keynes, en sus escritos subyace el principio del estado del bienestar.  Lo que tenía claro es que variando el dinero en los bolsillos de los ciudadanos se podía inducir un mayor o menor consumo. A eso están jugando con todos nosotros, estamos en año electoral, y todo vale. Las consecuencias en economía no son inmediatas, tardan en llegar, pero siempre llegan. Gastamos más y nos sentimos más alegres pero… ¿Cómo va a ser el próximo año? ¿Nos quedarán ahorros? ¡Póngase un límite!
El Señor Pigou ha llegado, como las abejas velutinas, estará una temporada viviendo cerca del poder, junto a Mr. Keynes, vigile, decida y procure que no le atrape totalmente en sus despilfarradoras garras. Avisado queda, le quieren engañar.
¡Hala que les vaya bien! Un saludo de El Magóez  (http://magoez.blogspot.com/)
Desde Las Medianías, que es mi sitio, mayo de 2019.



VOLVER A INICIO  DEL BLOG