EL MAGOEZ EN LA GAVETA ECONÓMICA (Últimos)


#31, 27 de mayo de 2018
La redistribución de la renta llevada al límite  por torpes....
NUEVO  “¡REDISTRIBUIDO ESTOY!”


#30, 29 de abril de 2018
Una economía al desnudo: la productividad desnuda a los países...

#29, 25 de marzo de 2018
Sobre la demografía, la productividad, la competitividad y el conocimiento…..

#28, 25 de febrero de 2018
Y el  reino se quedó quieto, y falta "conocimiento", la tecnología si importa...

#27, 28 de enero de 2018
¿Venden duros a 4 pesetas? Nada es gratis, nadie regala nada...


#26, 31 de diciembre de 2017
El futura ha llegado...., sutilmente, ya está aquí., mire a su alrededor:

#25, 26 de noviembre de 2017
En economía también hay otoños, unos los llaman fin de ciclo y otros el final del imperio:

#24, 29 de octubre de 2017
En economía, y en la vida, toda acción tiene sus efectos, y quién compra oro :
VOLVER A INICIO  DEL BLOG


“¡REDISTRIBUIDO ESTOY!”

Publicado en LA GAVETA ECONÓMICA #31


Ahora todo el mundo redistribuye lo que no es suyo. Así es fácil redistribuir. A lo largo de mi vida he sido redistribuido cientos de veces; todos los meses, todos los años y casi siempre. Yo me siento el redistribuido perfecto. Con mis ingresos del trabajo he sido capaz de sacar adelante a mi familia, sin grandes lujos, y al menos a otra familia promedio. En bastantes años el total de mis pagos directos e indirectos a la Hacienda Pública han estado por encima del salario medio nacional. No me parece mal, me parece hasta justo, pero lo que fastidia es que te redistribuyan a la fuerza. Lo estoy contando desde un punto de vista aséptico y objetivo, en lo más profundo de mi corazón me parece bien y justo… pero en muchos casos lo hacemos bajo la amenaza de multas, sanciones e intereses de demora, claro que peor era en tiempos pretéritos cuando no pagar les “diezmos y primicias” era motivo de excomunión.
Que quede claro que a mí me parece razonable y justo que en los impuestos indirectos haya progresividad fiscal en todas las rentas obtenidas. No me gusta tanto, más bien nada, que mis impuestos vayan a pagar salarios por no trabajar. Tiene que haber una línea de equilibrio que maximice el potencial del conjunto social. No quiero vividores, quiero que la gente tenga una vida digna al margen de su suerte y oportunidades personales, si hay que ayudar se hace y punto.  Todo tiene el mismo límite en economía política: Que impere el sentido común y que todos participemos de un proyecto común, político e intelectual, que comience por mejorar los campos y las gentes de nuestra aldea.
Todo empezó en el siglo XIX con la lucha de clases, cuando el socialismo utópico, pretendía igualar rentas y oportunidades. Lo que empezó como una idea políticamente sano se fue convirtiendo no solo en monopolio del Estado sino que también devino en un modo de control social. La clase política robó a la sociedad la caridad bien intencionada, posiblemente con un poco de razón. La cosa siguió evolucionando y perfeccionándose, la cosa acabó en lo que la Constitución llama economía social de mercado,  un eufemismo de la idea socialdemócrata de estado del bienestar. Hasta aquí bien. Hay otros modelos como el americano en el que el estado tiene un papel menos y la sociedad civil tiene asumido que entre sus obligaciones está el tener una caridad voluntaria y organizada. Va en la educación y la forma de entender la vida.
Sigo de acuerdo con todo lo que hasta aquí he dicho. Pero la cosa se complica cuando la palabra redistribuir se convierte en mantra político. Mantra a todos los niveles. Se convierte en peligrosa manía cuando hasta los concejales de pueblos y ciudades se empeñan en conjugarla. Hay bonificaciones en los billetes y abonos de transporte público en función de la renta y del estatus, hay bonificaciones, que pago con mis impuestos, en matrículas de estudios, hay bonificaciones en espectáculos culturales en función de la renta de los asistentes, bonifican las entradas a los museos, hay viajes lúdicos subvencionados a determinados colectivos, hay… ocupas de presupuestos. ¿Por qué hay que subvencionar el “negocio del espectáculo”? ¿Si ganan dinero comparten los beneficios?
El caso es que no solo me he pasado la vida siendo redistribuido, cada vez más, sino que por mor de mi renta me han vetado posibilidades de acceder a algunos servicios, como el negarle a mis hijos colegio mayor porque el padre gana mucho, como el negarme deducciones en impuestos por ganar más de una cierta cantidad anual, como pagar más por las medicinas en la farmacia… Y yo me pregunto: ¿No pago un impuesto progresivo sobre la renta? ¿Por qué me discriminan dos veces? Un error repetido no se suma se multiplica. Las posibilidades de ser exageradamente redistribuido aumentan exponencialmente. Lo grave del caso es que los beneficiarios entienden este complemento salarial como un derecho irrenunciable, no entienden que este impuesto negativo se lo pagan otros usuarios del sistema.
Al paso que vamos cuando mis hijos vayan a pagar el entierro de mi cuerpo cientos de veces redistribuido, les dirán. “Pague dos y llévense uno”
¡Hala que les vaya bien! Hasta el mes que viene. Un saludo de
En Las Medianías, que es mi sitio, a domingo, 27 de mayo de 2018.