EL MAGOEZ EN LA GAVETA ECONÓMICA




#25, 26 de noviembre de 2017
En economía también hay otoños, unos los llaman fin de ciclo y otros el final del imperio:



#24, 29 de octubre de 2017
En economía, y en la vida, toda acción tiene sus efectos, y quién compra oro :

#23, 29 de septiembre de 2017
El color si importa, alternativas de gobierno e ideología, dos formas de vivir :
#22, 30 de julio de 2017
¿10 años perdidos? Puede, y mientras tanto sin notarlo apenas "el gran cambio":

 “10 AÑOS, UN SUSPIRO

#21, 25 de junio de 2017
Sobre el papel doble que jugamos en economía y sociedad, peligros de renunciar:

#20, 28 de mayo de 2017
Sobre el PIB y sus limitaciones, mismo PIB no significa iguales, el PIB como indicador:

 “¿Y CÓMO ANDA SU PIB?


#19, 30 de abril de 2017
Sobre el valor añadido y el origen de los productos, dicotomía: de cerca o de lejos:


VOLVER A INICIO  DEL BLOG


“EL EFECTO OTOÑO”

Un amigo me decía siempre que “no hay acción buena sin su penitencia”. En el comentario anterior, el del mes pasado, hablaba de que toda acción tiene sus efectos, buenos y malos o viceversa. En los últimos años hemos doblado una esquina en la evolución de nuestro sistema económico. Aunque todo parece parecido ya nada es igual y, por supuesto, que nunca volveremos a la fiesta anterior; sobre todo los países occidentales. Hay zonas del mundo que todavía pueden hablar de primavera y verano económicos. La democracia ya no garantiza el bienestar económico, las normas han dejado de garantizar la equidad y el apoyo al conocimiento. Hoy en día el conocimiento se copia y se roba, nos venden productos más baratos con nuestro conocimiento robado y/o copiado. La justicia mercantil es distinta según el país que la aplique, pero el mercado es global. El Mundo nunca ha sido justo pero pocas veces tan injusto como ahora. Antes Occidente exportaba conocimiento, calidad y democracia mientras importaba materias primas y “trabajo barato”, ahora compramos nuestro conocimiento sin calidad y nos hemos olvidado de la democracia igualatoria. Seguramente es comodidad de la cuarta o quinta generación acomodada. Hoy en día no se hubiera podido “liberar Europa del nazismo”, se hubiera alcanzado un status quo. El precio se ha impuesto a los principios y la civilización. Nuestra civilización ha devenido en otoñal.
En muchos casos hemos dejado la producción en manos poco expertas, hemos dejado la producción en manos de empresas de rápido enriquecimiento para la propiedad sin importarnos el desarrollo de los currantes. Los Estados no democráticos tapan la falta de libertades de sus ciudadanos con falsas libertades consumistas. Ellos están todavía en su primavera, no conocerán el verano pleno y hasta pueden que cambien su democracia inalcanzada por un nuevo, o viejo, imperialismo hegemónico. La economía es culpable de muchas cosas y puede ser culpable de todo. ¿Será la democracia una etapa en la historia? ¿Está naciendo el ciudadano hormiga allá en Oriente? La libertad no es una mercancía. Se caen las hojas de los árboles, hace frío, el otoño se acerca. La economía del bienestar exige árboles frondosos donde las hojas de la demografía, el imperio de la defensa del conocimiento y el diseño, la libertad y el premio al esfuerzo estén bien alimentadas de savia sana. Sana savia cuyo principal ingrediente se llama libertad. En aras de la libertad hemos dejado espacio a una importante quiebra de la democracia y economía. La toma de decisiones han dejado de ser de mercado (de expertos) para convertirse en el resultado de una asamblea libertaria permanente (la democracia exige normas, no ruido). Me resulta patético ver a un político, aunque se local, pedir a los empresarios que suban los sueldos, -No señor- su papel es crear el ambiente y la legislación pertinentes para que eso ocurra y además tiene los impuestos si es capaz de gestionarlos adecuadamente. Occidente se ha metido en una espiral de oportunismo político que le hace cada día más débil económicamente hablando. Son los vientos del otoño.
No sé qué pecado veraniego estamos pagando, lo atisbo. Acomodamiento y consumo, egoísmo. La importancia de lo mío frente a bienestar global. El reino ha dejado de ser rico porque sus campesinos se comen sus cosechas, el reino proveerá si no llegan. Pero es peor, el campesino ha dejado de tener hijos porque comen mucho y dan preocupaciones, el reino se empobrecerá, faltarán manos. El reino, antes triunfante, se desangra por falta de campesinos. El bienestar veraniego se transforma en otoñal hambruna, si no ahora en pocos años será. Ya sé que los imperios (las sociedades) tienen primavera, verano, otoño e invierno. También se que no se puede ganar siempre la liga y la champions. Pero es una verdad como la copa de un árbol que se puede conseguir, con estrategia y mucho trabajo, estar siempre en los puestos de cabeza. Abandonar los principios fundamentales se paga. Hay algo más que economía para que siga existiendo la economía. Usen la cabeza para algo más que llevar el sombrero. 
Lo llamamos crisis pero es el primer temporal del otoño. En la cabeza debe haber pensamiento, conocimiento y principios para que el sombrero tenga algo que proteger.  Protéjanse del viento de Otoño.
¡Hala que les vaya bien! ¡FELICES FIESTAS!Hasta el mes que viene. Un saludo de

En Las Medianías, que es mi sitio, a domingo, 26 de noviembre del otoño de 2017.



VOLVER A INICIO  DEL BLOG