"LUCES LARGAS"


 Si observan mis últimas publicaciones en esta su Gaveta y las comparan con añejas publicaciones, se darán cuenta de cómo al irme alejando de mi jubilación me empiezan a preocupar asuntos mucho mas elevados. Antes me preocupaba por asuntos mas terrenales y coyunturales, ahora me empiezan a corroer asuntos de mayor calado estratégico, me preocupa cada vez más lo que va a ocurrir y los movimientos que los pueden producir. Me preocupa, como en toda esta serie, la nula evolución de la teoría económica, si no se expone claramente el enunciado el resultado casi siempre es equivocado. Aunque siempre sepa que “errare humanum est”, hay que reconocer un error y aplicarse cada vez más en saber más, esto forma una parte indispensable de la ciencia.
En mis últimos comentarios en esta serie me he preocupado de “el desierto demográfico” y sus consecuencias, me he preocupado de la productividad, no la confundan con la competitividad, me he preocupado de la evolución de los salarios cuya evolución debe de soportarse sobre la productividad y no sobre decisiones políticas que posiblemente lleven a un nuevo gran caos. Sin decirlo me he preocupado de la ecuación “ruido-populismo-demagogia-utopía”; que proviene de la creencia de que la crisis ha terminado y vuelve la utopía y la fiesta.  El ruido de mensajeros incompetentes confunde a la ciudadanía aborregada y a los políticos “metomentodo”, entre todos están corrompiendo lentamente la democracia. Democracia y asamblearismo permanente son dos cosas totalmente diferentes, la una tiende a la libertad y a reforzar los principios, la otra suele acabar en linchamientos y dictaduras. La política se ha adueñado de la economía, no se han respetado sus espacios, aunque una y otra tienen algunos espacios comunes. ¡Hay! El corto y el largo plazo, la demagogia y la ciencia nunca son compatibles.
Las sociedades están siendo llevadas con luces cortas. Prima la coyuntura en el liderazgo. Tratamos la globalización como homogénea y no queremos ver que en bastantes casos se está tergiversando por intereses espúreos de dominio económico y estratégico. No todos los países y bloques juegan con los mismos principios. Unos respetan los derechos de la propiedad intelectual y otros se burlan de ellos y compiten deslealmente, no solo compiten sino que acumulan superávit tras superávit financiero, acabarán comprando países. A nivel global compiten sistemas políticos incompatibles, democracia y dictadura son modos de vida incompatibles. No es un problema económico, con la mano en el corazón ¿Ven posible una alianza de las democracias contra las dictaduras? Recuerden que la segunda Guerra Mundial se desencadenó no solo por motivos económicos y territoriales tuvo parte importante, fundamental, la defensa de una sociedad libre y democrática. El pragmatismo es importante pero no lo es todo. El pragmatismo total nos puede llevar a terminar esclavizados de por vida. Es para pensarlo, pongan las luces largas para ver mejor. La verdadera globalización es algo diferente. La actual es el tenebroso reino del ruido y los “fakes”, es el velo que nos impide ver el futuro con claridad. Pongan las luces largas y evalúen. Las luces cortas no penetran en la noche.
Con las luces largas la economía tiene otros perfiles, y las políticas cambian. Con las luces largas veremos que el comerciar está muy bien pero no a costa de nuestra producción, desregular está muy bien pero no puede acabar en libertinaje. La tolerancia está muy bien salvo que acaben empalándote. Casi todo está bien siempre dentro de los límites de tu propia libertad y futuro. Muchos se preocupan más de su propia cuenta de resultados que de la propia supervivencia, acabarán tirando por la borda la ciencia y los principios que han costado siglos y sangre conseguir. La economía es una ciencia de luces largas, la vida también. Por eso me preocupan tanto la educación y los conocimientos.
Los conductores novatos y los malos conductores no usan las luces largas, viven en segunda marcha. No sea inocente ponga las luces largas y dese cuenta donde nos pueden llevar con su pasividad ¡Exija que pongan la luz larga!
¡Hala que les vaya bien! Hasta después del verano. Un saludo de
En Las Medianías, que es mi sitio, a domingo, 29 de julio de 2018.

2 comentarios:

  1. Para que exista esa visión de la economía, y de la vida, es necesario que el político deje de pensar en sus próximas elecciones; y que los economistas pongan lo que hay que poner sobre la mesa y se dejen de publicar estudios de tipo periodístico y hagan las cosas con visión de futuro. Se está anteponiendo lo inmediato al bienestar futuro, Pobres nietos.....

    ResponderEliminar
  2. Magnífico simil el de las luces largas, Magóez. Toda 7una lección de vida. Un abrazo.

    ResponderEliminar